Compártelo en Facebook...Share on Facebook
Facebook

La importancia de nuestro sistema inmune

El sistema inmune es la defensa principal de nuestro organismo contra cualquier amenaza externa o interna al normal funcionamiento de todos nuestros órganos y sistemas. Él combate desde una simple gripe hasta células que han dejado de funcionar adecuadamente o están defectuosas, si, el sistema inmune puede prevenir muchas enfermedades si funciona de manera eficiente y lo mantenemos fuerte y saludable.

¿Qué es?

Es nuestro sistema de defensa natural ante infecciones y el malfuncionamiento de nuestras propias células. Este sistema ataca de manera organizada a cualquier tipo de invasor que penetre en nuestro organismo.

Los antígenos u organismos invasores, disparan una serie de reacciones organizadas en nuestro cuerpo que permiten que el sistema inmunológico actúe sobre ellos para eliminarlos.

Por ejemplo, si te cortas e ingresa a la zona alguna bacteria, el sistema inmune envía glóbulos blancos a la zona causando una respuesta inflamatoria. Durante unos días sentirás la zona inflamada, incluso caliente. Si la infección cede, la inflamación desaparece, si no, deberás acudir al médico para recibir el tratamiento oportuno según el tipo de infección.

Si tu sistema inmune no funciona de manera adecuada tu salud y tu vida están en riesgo. Puede no responder adecuadamente ante infecciones, en cuyo caso estamos ante una inmunodeficiencia. También puede atacar sistemas y partes de tu propio cuerpo, produciendo inflamaciones dolorosas y todo tipo de malfuncionamientos, en ese caso nos encontramos ante las conocidas enfermedades autoinmunes.

¿Cómo está conformado?

Nuestro sistema inmunológico está formado por diferentes células y órganos que actúan como un mecanismo para proteger nuestra salud. Entre las células que lo conforman podemos mencionar:

Glóbulos blancos o leucocitos:

Fagocitos: destruyen cualquier invasor. En este grupo se encuentran los neutrófilos, células encargadas de destruir bacterias.

Linfocitos B: nacen y maduran en la médula ósea. Detectan invasores y fabrican anticuerpos específicos para inmovilizarlos. Los anticuerpos permanecen en nuestra sangre y cuando el mismo antígeno vuelve a invadir nuestro cuerpo, estos actúan y lo inmovilizan. Gracias a esto las vacunas son efectivas. También explica por qué no nos enfermamos dos veces de enfermedades como el sarampión o la varicela.

Linfocitos T:nacen en la médula ósea y maduran en la glándula del timo. Destruyen a los invasores detectados e inmovilizados por los linfocitos B.

Monocitos: son células inmunitarias que se encuentran en las venas.

Macrófagos: son monocitos que abandonan las venas. Son leucocitos o glóbulos blancos, eliminan bacterias y sustancias extrañas del organismo y recopilan información inmunitaria. Eliminan restos de células y bacterias muertas.

Eosinófilos: actúan contra parásitos.

Basófilos: se desconoce su función, pero puede secretar una sustancia cuya función es atraer a los eosinófilos y a los neutrófilos. Al encontrarse con determinados antígenos provocan una reacción alérgica.

Existen otras células en nuestro sistema inmune con funciones que aún hoy en día se estudia:

Células NK (Natural Killer) y LAK (células asesinas activadas por linfoquinas): estas son de las más importantes dada su capacidad para destruir tumores, células mutadas y células infectadas por virus.

Células dendríticas: coordinan las acciones a realizar por el sistema inmunológico ante una invasión de antígenos.

Tipos de inmunidad

Las diferentes reacciones que presenta nuestro cuerpo ante la presencia de invasores se conocen como inmunidad. Los seres humanos contamos con tres tipos:

La inmunidad innata: nacemos con ella y nos ofrece una protección general. Está conformada por la piel y las mucosas y algunas células inmunes como los neutrófilos, basófilos, eosinófilos, monocitos y macrófagos. Todos contamos con mecanismos estandarizados para encargarse de cualquier invasor aún si no hemos sido expuestos a los mismos. Son células de respuesta rápida.

La inmunidad adaptativa o activa: Es aquella que desarrollamos a lo largo de nuestra vida al exponernos a enfermedades y vacunas. Es una respuesta específica a determinado antígeno. En ella actúan los leucocitos, anticuerpos y citoquinas. Los linfocitos tienen la capacidad de reconocer al invasor y generar células que responden de manera específica ante este. Actúan los linfocitos B y T y las células naturalkiller (NK).

Es por esta razón que los niños se enferman con frecuencia y es por ello que requieren del consumo de suplementos que fortalezcan el sistema inmune y mejoren su capacidad de respuesta. Las vitaminas y antioxidantes estimulan la producción de leucocitos y facilitan su funcionamiento.

La inmunidad pasiva:es la protección que obtenemos de una fuente externa como el calostro o leche materna. Los anticuerpos presentes en él nos protegen de manera temporal de las enfermedades a las que se ha expuesto nuestra madre.

¿Cómo puedo fortalecer mi sistema inmune?

El sistema inmunológico puede fortalecerse con una dieta completa que incluya vegetales y frutas en abundancia, a través del ejercicio físico e incluso algo tan curioso como la risa. Si, nuevos estudios revelan que la risa y el buen estado de ánimo mantienen nuestro sistema inmunológico fuerte y listo para reaccionar ante cualquier invasión.

Por supuesto, a veces esto no es suficiente. No siempre podemos seguir una dieta balanceada y rica en todos los alimentos que deberíamos consumir ni tenemos el tiempo suficiente para realizar ejercicios y la rutina diaria puede producir estrés y ansiedad constante, todo esto compromete la eficiencia de nuestro sistema inmune. En ese caso es recomendable consumir suplementos específicamente diseñados para fortalecer el sistema inmunológico.

Algunos de los que suelo recomendar en mi tienda son:

Propolflor de Santiveri

Toda una línea de suplementos alimenticios elaborados con própolis orgánico. Lo recomiendo especialmente para tratar los problemas de salud provocados por las bajas temperaturas y para proteger las vías respiratorias de infecciones virales.

El própolis o propóleo es una sustancia producida por las abejas para proteger su colmena de parásitos e infecciones y sus propiedades han sido aprovechadas desde la antigüedad. Contiene bálsamos, resinas y flavonoides muy efectivos para fortalecer nuestro sistema inmune.

Por supuesto, cada una de sus presentaciones no solo contienen propóleo, sino que incluyen jugo de equinacea, vitamina C natural, hierro y extractos de sauco, pino, llantén, drosera tomillo y eucalipto para hacerlo aún más efectivo. Puedes elegir la presentación que mejor se ajuste a ti y a tu edad.

Equinaflor de Santiveri

Es un suplemento alimenticio que contiene jugo concentrado equinácea, zinc y vitamina C natural y extractos secos de saúco, reishi y líquen de Islandia. Todos estos ingredientes garantizan un normal funcionamiento del sistema inmune y protegen las vías respiratorias.

Este jarabe no contiene colorantes, alcohol, gluten o lactosa.

Reishi comprimidos de Sotya

Este es un suplemento alimenticio que contiene extracto de reishi y vitamina C para estimular y fortalecer el sistema inmunológico y complementar tu dieta.

Lo recomiendo para fortalecer el sistema inmune en esas épocas del año donde son comunes los problemas respiratorios y las alergias, como invierno y primavera.

Reishi+Shitake+Maitake de Obire

Suplemento alimenticio elaborado con hongos naturales que desde la antigüedad han sido reconocidos por sociedades orientales por sus propiedades beneficiosas para la salud.

El reishi es un poderoso antioxidante, antihipertensivo y antialérgico. Previene la mutación de las células y combate las infecciones bacterianas. Tiene la propiedad de estimular el sistema inmune.

El shitake es un hongo muy consumido en Japón y otros países asiáticos por su sabor y sus propiedades antibacterianas y antiparasitarias. Estimula el sistema inmune e impide la mutación de las células.

El maitake es un hongo conocido por fortalecer el sistema inmune, prevenir la mutación de las células y actuar como un antihipertensivo.

Extracto de equinacea de Soria Natural

Suplemento reconocido por estimular el sistema inmune de manera natural, contribuir a eliminar bacterias y acelerar la cicatrización de las heridas. Se recomienda en caso de gripes y resfriados y ante enfermedades y heridas en la piel.

Si deseas reforzar tu sistema inmune y sentirte protegido de enfermedades infecciosas, ya sean estacionales o presentes siempre en tu ambiente, cualesquiera de estos productos pueden ser de gran ayuda para ti y tu familia.